La peor crítica de todos los tiempos (Stiller vs. Anderson)

21Nov08

Hace meses leí High Fidelity, y todavía sigo bajo el influjo del libro armando top fives inverosímiles. A esto se debe la siguiente reflexión.

Hasta hace unos meses consideraba que ésta era la peor crítica de todos los tiempos:

 

http://www.pagina12.com.ar/diario/espectaculos/6-35256-2004-05-13.html

 

Entiéndase, no la peor crítica de cine de todos los tiempos. La peor crítica desde que un Neandertal metió la mano en su propia mierda,  la estampó contra la pared y otro mugió, “la técnica está bien, pero no me conmueve”.

En esta espantosa crítica se defendía la película Troya ¡por ser antiimperialista! Que sea la peor basura de todos los tiempos, parecía irrelevante a Horacio Bernades, impactado por los bombardeos de Irak, ya pasada la primer alegría de la caída de las Torres gemelas, cómodamente sentado en un cine con aire acondicionado tratando de sacarse la cáscara de un pochoclo de entre las muelas.

Para peor, esta foto espantosa con la frase absolutamente ridícula de “Pitt es Aquiles, el guerrero indestructible… salvo en el talón”, ilustraba la nota:

 pitt

Si alguien, alguna vez se imagino a Aquiles de este modo mientras leía la Iliada, ya mismo debe estar hurgando su cerebro con un tenedor en busca de una lobotomía liberadora.

 

Quién podía pensar que este primer lugar pudiera ser superado alguna vez. Sin embargo, todo es posible, (tal como nos enseña Pitt, el de las actuaciones ligeras, en Troya). Releyendo una revista El amante antigua, pasmado, encontré algo todavía peor, una nota que ni un ratatouille con veneno para ratas puede solucionar.

 

Eh aquí la nota:

——-

 

Actualización doctrinaria

 

En marzo de 2002, en ocasión de los estrenos de Los excéntricos Tenenbaum de Wes Anderson y Zoolander de Ben Stiller, escribí una nota exploratoria (por no decir errabunda y dudosa) sobre ambos directores. Los dos en una. Y, secreta o abier­tamente, muchos pensábamos que había una diferencia de estatura artística entre ambos. Para decirlo claramente, Stiller podía hacer grandes comedias a partir de la obser­vación del mundo de los medios, el espectá­culo y su consumo; Anderson se perfilaba como un (o el) gran autor joven americano.

Seis años después, Anderson ha estrena­do otros dos largometrajes, dos relativas decepciones para buena parte de sus segui­dores. Stiller, por su parte, recién ahora entrega una nueva película con su direc­ción. Y me animo a decir que ningún segui­dor saldrá defraudado.

Ya hay varias notas sobre Tropic Thumder rodeando esta columna, así que no diré demasiado, más allá de un par de cuestio­nes notorias cortadas a lo bruto: mientras Anderson, con Vida acuática y Viaje a Darjeeling, parece dar cada vez más sínto­mas de agotamiento y de mirarse el ombli­go, Stiller sigue mirando a su alrededor y pone en cuestión al propio Hollywood desde una comedia multicapas y de un nivel de acidez realmente prodigioso. Stiller parece ser uno de los pocos creadores cómi­cos (¿el único en Hollywood?) que presta atención fina a los procesos tecnológicos, económicos, financieros y de etiqueta -de infantil etiqueta- del negocio. Y hace con eso comedias anárquicas, absurdas, protei­cas, un poco marxistas (de los hermanos).

En Tropic Thumder se comienza en la fil­mación de una de guerra, y luego se vive entre gente armada, pero Stiller ubica la mayor agresividad y falta de piedad en el corazón de las tinieblas: la industria, la de Los Ángeles. La milagrosa Tropic Thunder puede generar una sensación de euforia no muy habitual: parece decir, desde esa misma industria y en 2008, que el cine todavía puede reinventarse, que el Apocalipsis no es ahora, que hay otro cine masivo posible, que hay mucho por hacerse.

Finalmente, y desde el lugar del editor pomposo que intenta vincular la película de la tapa con la de la contratapa (pero que actúa como otra tapa), hay que decir que Pino Solanas reaparece -casi sin aviso- con una de sus mejores películas. Aun con sus omisiones (ver la nota de Campero), La pró­xima estación irrumpe como gran cine polí­tico, también euforizante. Deja la sensación de que el país puede reinventarse (a través de los trenes), que hay mucho por hacer y que, en 2008, hay mucho cine político posible.

Javier Porta Foüz, El amante 196, setiembre de 2008.

 ——-

En esta nota se compara la trayectoria de Wes Anderson con la de Ben Stiller como directores. Uno se pregunta ¿¿…y… por qué…?? Bien. Las razones que da el prodigioso crítico de cine son:

          Dos de sus películas se estrenaron a la vez, marzo del 2002, Zoolander y Los exéntricos Terembaums (ojo, en Argentina).

         Javier escribió una nota sobre ambos en esa época (¿quién se miraba el ombligo?)

         No lo menciona, pero es obvio: Stiller trabaja en los Terembaums.

         Los dos son jóvenes.

Y listo… Eso justifica, como se puede ver, aireadamente la comparación. Si alguien sospecha que la vinculación no es lo suficientemente fuerte para establecer relaciones interesantes, podemos agregar que Owen Nariz Wilson trabaja habitualmente con ambos.

Bien, ¿cuál es la maravillosa tesis el genial crítico? “Seis años después, Anderson ha estrena­do otros dos largometrajes, dos relativas decepciones para buena parte de sus segui­dores. Stiller, por su parte, recién ahora entrega una nueva película con su direc­ción. Y me animo a decir que ningún segui­dor saldrá defraudado”.

Uno puede imaginar que en esos 6 años, el profundo Stiller se recluyó en el Tibet para pensar su próxima película, mientras Anderson  paría películas como católica apostólica romana ninfómana y en celo. Pero el hecho de que Stiller  actuara en 34 películas en ese período resta seriedad a tal hipótesis.

 

Tal vez sea sólo lo que es, y no haya que ahondar en las profundidades  de Javier Porta Fouz. Después de todo, las chances de que sea el Heráclito de la posmodernidad son relativamente bajas (y eso que Heráclito era medio salame). Tal vez Javier se haya parado en un banquito en Florida, haya gritado “me gusta más Stiller que Anderson!” y se haya quedado esperando con una media sonrisa socarrona a la espera de algún transeúnte exclamara “He aquí un crítico de cine lo suficientemente original al que puedo seguir por el resto de mi vida!”. Lo imagino gritando “Me gusta más la sprite que la coca”, “los chicles Adams que los bazooka”, “los ratones paranoicos que los stones”, y cosas por el estilo, a lo largo de su vida.  

Bueno, lo peor que puede pasar para alguien que intenta ser irreverente o revolucionario no es que lo maten (obviamente) si no que nadie le de bola. Javier, no te angusties, bajate del banquito estoy aquí para darte un abrazo (de esos en los que se palmean las espaldas). Tu mensaje no pasó desapercibido. Un transeúnte que justo pasaba, yo, exclamará horrorizado:

 

¡¡¡¡¡¿Trophic Thunder mejor que Darjeeling o que Vida acuática?!!!!!

 

¡¡¿¿Existe una droga lo suficientemente potente como para que alguien pueda alcanzar esos niveles de delirio??!!

 

Ojo… La revista el amante está buena… La compro todos los meses. Te hace enojar al principio, pero a la larga es adictiva. Logran reproducir charlas de cine con amigos, saben bocha de cine, etc. Pero a lo que nos ocupa:

 

¡Bravo Javier! Nunca nadie había hecho un peor comentario acerca del cine ni de el arte, ni de nada.

 

¿Por qué no compararlo con Thomas Anderson, digo, al menos tienen el mismo apellido (incluso, Punch Drunk Love podría ser una película de Wes). O Craven (mismo nombre). O con alguno de los 16890 directores que estrenaron películas ese mismo año en que Zoolander y Terembaums se proyectaron a la vez en algunos cines en una coincidencia astronómicamente improbable.

 

Trophic Thunder está bien, pero cine es cine. Ninguna de sus escenas conmueve, como le gustaba decir al Neanderthal, lo que conmueve este pequeño backstage de Vida acuática..

 

 

 

 

Anuncios


2 Responses to “La peor crítica de todos los tiempos (Stiller vs. Anderson)”

  1. excelente, un hallazgo, muy divertida elepe.
    abzo
    n

  2. 2 luchinop

    si si, pero el crédito es de Santi G.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: