La conquista de lo inútil, Herzog

26Abr09

 

tapaherzog

 

Iquitos, 14/7/79

Bochorno matador. Pesadez de mediodía. Henning libra en sueños una sorda lucha de la que se despertará agotado. Dormido parece más maduro y viril, se dice en realidad que cuando dormimos nos parecemos a los chichos pero eso no corre acá, bajo el abrumador peso plomo de los trópicos. Los chanchos resuellan en la basura fermentada. Afuera grita una criatura. En busca de una posición de ataque adecuada zumba un insecto, que en la pesadez febril de la duermevela alcanza la dimensión de un helicóptero, y aunque lo observo todo el tiempo como a través de vahos de niebla y sé que me quiere aniquilar, no reúno la energía como para levantarme y responder con un sordo asesinato. 
 

 

fitzcarraldo_001

 

Camisea, 23/4/81

Ayer por la tarde, cuando quise acostarme en mi choza, encontré dos guerreros campa sobre mi cama, uno en la hamaca de la habitación y tres en la galería. Qué estaban haciendo, les pregunté. Eran mis guardianes, respondieron, y me mostraron arco y flecha. Dos de ellos, que tenían fusiles, parecían especialmente orgullosos de formar parte de mi guardia personal. Tenían que custodiarme porque mi choza era la que estaba más alejada río arriba y era por lo tanto la más vulnerable. Señores, les dije, yo me siento seguro, puesto que ustedes son guerreros sobresalientes, ¿pero no podrían, en lugar de en mi cama, tomar posición afuera en la selva, en un lugar algo más alejado, por donde el enemigo –de existir– se acercaría sigiloso? No, dijeron simplemente, custodiarían acá, me tendrían siempre vigilado.

 

fitzcarraldoimage 

 

 Iquitos, 15/7/79

…A las ocho yo ya estaba en la cama leyendo a Gregorocius, Historia de la ciudad de Roma en el Medioevo, aunque en realidad todavía quería ir al cine. Recién cuando varios del grupo tuvieron ganas, logré levantarme. La película venía de Argentina, con uno bien flaco y uno bien gordo, rubias de pechos inflados y ropa seductora que colgaba en la cocina de una de las damas. El bien gordo, como por su tamaño corporal no podía agacharse del todo, se daba siempre contra las bombachas y los corpiños bamboleantes y hacía girar los ojos extasiado. La novia de Andreas gritaba de la risa, En una escena, el gordo también jugaba al tenis.

 

 

kins1

 

 

Río Marañon, 3/7/79

Yendo a cagar me siguió un chancho bien adentro de la selva, ávido hasta el descaro olfateaba a la espera de mi mierda. Incluso con los palazos que le tiré, sólo se dejó ahuyentar un par de pasos simbólicos.

  herzog-1

Camisea, 22/4/81

Tuve una pelea fuerte y absurda con Kinski por su agua mineral, con la que ahora también se quiere bañar. Si no, tranquilidad. De pronto estalla de nuevo el griterío de Kinski, pero sin la menor relación con nada de los que sucede acá. Gritaba fuera de sí que personas como Sergio Leone y Corbucci eran gentuza, bichos, archimbéciles. Demoró mucho hasta que K. se agotó. Luego volvió a encenderse otro ratito para gritar cuán despiadadamente inepto, qué cerdo más despiadadamente obeso era Fellini. Me dormí al final de la mañana.

fitzcarraldo3

Camisea, 2/5/81

Un hombre viejo, el único y el último que vivía en la isla sacudida por viento y alejada de la costa tormentosa (sólo de vez en cuando el barco-correo le traía cebollas y harina), murió una tarde con la incidental naturalidad de todas las cosas acá afuera. En la caña de pescar del muerto se encontró, días más tarde, un pez muy grande.

 

Misma escena filmada con la primera opción para el papel de Fitzcarraldo, Jason Robards acompañado de Jagger, y luego con Kinski:

 

Kinski enojado:

 

Herzog sobre la selva:

 

Los primeros dos videos son del documental de Herzog, Mein liebster Feind – Klaus Kinski. El tercero es del documental Burden of Dreams sobre la filmación de Fitzcarraldo.  Los fragmentos de texto son de la reciente traducción de los diarios de filmación de Herzog de la película Fitzcarraldo, La conquista de lo inútil.

La película, los dos documentales y el libro forman un todo orgánico al que, quitarle una parte, es amputársela (hablando a lo Herzog).

 

Anuncios


2 Responses to “La conquista de lo inútil, Herzog”

  1. I’m impressed, I have to admit. Seldom do I come across
    a blog that’s both equally educative and entertaining, and
    let me tell you, you have hit the nail on the head. The issue is something which too few men and women are speaking intelligently about.
    Now i’m very happy that I stumbled across this
    during my hunt for something relating to this.


  1. 1 sheet rubber gasket material

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: